En la ciudad de Ramá, situada entre los montes de Efraín, vivían Ana y su marido Elcana. Una vez al año el matrimonio peregrinaba desde su casa a Silo, el lugar en donde estaba el templo, al cuidado del sacerdote Elí.

 

Año tras año Ana oraba a Dios con desesperación; lloraba y clamaba pidiéndole a Dios un hijo porque el niño que tanto anhelaba no llegaba.


Pero Ana le hizo una promesa a Dios, si Él le concedía un hijo lo llevaría al templo para que se dedicara al servicio de Dios.

Los años pasaban y Ana seguía esperando un bebé. A pesar de todo, Ana cada año acudía al templo con la misma fe y entre lágrimas le pedía a Dios un milagro.

En una ocasión, el sacerdote Elí la vio orar llorando y pensó que quizás estaba loca o que había bebido mucho. Se dirigió a ella para llamarle la atención por su comportamiento dentro del templo.
 

Ana con sus ojos llenos de lágrimas le explicó:
– No estoy borracha ni he perdido la razón, solo oro a Dios con mi corazón abierto y lleno de tristeza. Se que Él me comprende y que me va a escuchar porque yo jamás he dejado de confiar en Él.

Elí se impresionó por la fe de Ana, por su tristeza y por su sinceridad. La consoló y le dijo que el día en que Dios la iba a escuchar llegaría.

Elcana y Ana llegaron a su casa, y antes de un año fueron padres de un niño, de un varón tal y como Ana había pedido. Lo llamaron Samuel.

Cada año Elcana iba a Silo para ofrecer sacrificio al Señor pero Ana  se quedaba en casa cuidando a su hijo Samuel. Ana amaba mucho a su hijo y lo cuidó hasta que fue lo suficientemente grande para llevarlo al templo para que viviera allí.
 

Cuando Ana regresó al templo se encontró con el sacerdote Elí. 
– Señor yo soy aquella mujer que años atrás estaba aquí orando y pidiendo al Señor un niño. Este es el niño que yo pedí al Señor y vengo a cumplir mi promesa de dejarlo en el templo para que sirva al Señor.

 
 
Ana visitaba a su hijo Samuel continuamente y veía como crecía y se iba haciendo un gran hombre de Dios.
 

PREGUNTAS


1. ¿Por qué estaba triste Ana? (Ana no tenia hijos.)

2. ¿Qué pidió Ana y que prometió Ana? (Ana le pidió un hijo a Dios. Ella prometió darle ese hijo a Dios.)

3. ¿Qué pensó Elí que estaba haciendo Ana? (Elí pensó que Ana esaba borracha.)

4. ¿Qué hizo Dios? (Dios le dio un hijo a Ana.) 

5. ¿Cómo se llamó el niño? (Samuel)

6. ¿Cuál fue la respuesta de Ana? (Ana adoró a Dios y le dio su hijo a Dios para servir en el templo). 

Deja un comentario